Cómo hacer una lectura de cartas reveladora, (incluso si nunca has hecho una)



Por Lili Acuña Bozzo

Las cartas son una mágica herramienta para escuchar a la vida.


​​​​Traen a la luz de tu consciencia información valiosa que está escondida en tu interior

Lo que pasará en una lectura será entonces un diálogo, una comunicación con nuestra mente subconsciente, de la cual podremos sacar a la luz información relevante para nuestros procesos personales. 


Nos comunicaremos con esta parte de nuestra mente a través de imágenes y símbolos, el lenguaje de la mente inconsciente.


Estos símbolos aparecen en las cartas y podremos ir desarrollando la lectura a través de una escucha activa y de la intuición.


Vamos pasito a paso desglosando la información...

Cómo comunicarse con la mente subconsciente 

Nuestra mente subconsciente es una parte de nuestra mente que no vemos claramente, que tiene información valiosa de nosotros y nosotras mismas.


Es como si fuese un iceberg, en el cual sólo vemos una octava parte de su altura. Hay otras sietes partes sumergidas bajo el agua.


Lo que está sumergido es nuestra mente subconsciente. Es como si fuera el disco duro de la mente, donde está toda la información, consciente e inconsciente, que hemos recibido a lo largo de la vida.


Por esto es que nos queremos comunicar con la información que ahí está, ya que muchas veces podemos creer que tomamos decisiones libremente, pero las cosas no son tan así. Tenemos programaciones a nivel subconsciente, grabadas desde la infancia, las cuales se han ido modificando o consolidando a través de los años.


Estas programaciones inconscientes han creado estructuras profundas en nuestra personalidad y por lo general no están conectadas con nuestra verdadera esencia.

La poderosa mente subconsciente no entiende en lenguaje científico, su lenguaje es artístico hecho de imágenes y de metáforas.


Es por eso que a través de las cartas nos convertimos en aliadas y aliados de nuestra mente subconsciente, porque nos comunicamos con este espacio de nuestro interior en el mismo lenguaje con que este espacio nos habla.


Este espacio nos habla constantemente, en sueños, gente que se aparece en nuestra vida, nos manda mensajes sin palabras y utiliza símbolos…


Es por eso que los símbolos son muy importantes para realizar una lectura que nos abra a nuestra verdadera y maravillosa esencia.


Cada carta entonces es un espejo interior, que refleja información importante que está dentro de ti.


En la carta hay símbolos, símbolos que nos ponemos enfrente traídos desde ese otro lado oculto… Y son símbolos personales, que resonarán diferente para cada cual.


" Una vez le saqué las cartas a alguien que trabajaba con arcilla. Y una de las cosas que vio, fue a alguien trabajando con arcilla… Otra vez le saqué una carta a alguien cuya pareja estaba gravemente enferma. Ella sólo veía muerte. "


Lo que entonces nos ofrecen las cartas es un entendimiento y una escucha de nuestro interior, y cada persona tiene su propio universo particular, su propia historia. 


Cuando ves tu historia y ves tu información interna reflejada en la carta te ayuda a tener entendimientos profundos de tu vida, alinearte con tus reales prioridades y te ayuda a orientarte, a tener una guía en la vida.


Una guía que te la da tu propio maestro o maestra interior.

Qué es la sincronicidad y por qué es esencial en una lectura

Este es un punto esencial en una lectura de cartas y está relacionado con la entrega, la confianza y con abrirse al misterio.​


Pues lo que pasará es que la carta que saque la persona siempre será la carta para la persona.


Siempre la carta que sale es la carta para ti.

 

Es de esta manera como la vida, cuando tú le das la oportunidad, te habla y se manifiesta.

A mí me gusta entenderlo bajo el concepto que planteó Jung, bajo la idea de sincronicidad.  


"André Bretón lo describió de una manera muy bonita como: “La confluencia inesperada o azarosa entre lo que una persona desea y lo que el mundo le ofrece"


Aquí es dónde yo me imagino 2 ríos corriendo por separado y que en algún punto del valle, o de la vida estos ríos confluyen. Ese punto en el que se unen me imagino que es como el momento en el que la persona saca una carta.


Es el momento del encuentro: por un lado está la vida esperando ser escuchada y por el otro lado está la persona buscando a la vida… Sacas una carta y ta chan!, se encuentran.

Comenzar por conocer tus cartas, ¿Cómo?

Primero creo que es muy importante hacer un viaje personal con el oráculo o con el mazo que tú tengas.


Integrarlo en una misma o uno mismo. Conocerlo es hacer un viaje personal, en el cual miras cada carta y vas incorporando la información en tu vida.


Puedes hacer una inmersión en sus imágenes y en su energía, puedes tomar una carta cada día o cada semana, o cada mes y mirarla, sentir que te evoca y reflexionar acerca de ella, hacer alguna reflexión que sea como un acompañante de tu procesos, de tu viaje de la vida…


Cuando empiezas a conocer tus cartas y las haces parte de ti se crea una coherencia, una armonía con su energía, sus imágenes y sus detalles.

 

El conocerlas te ayudará a conocerte mejor, porque como dicen: lo que es afuera es adentro.

El espacio necesario

Crea un espacio tranquilo para hacer la lectura, genera un espacio en el cual te puedas conectar.


Que sea un lugar tranquilo para escuchar y escucharte, un espacio en el que te puedas entregar al tiempo del no tiempo como decían los Mayas…


El tiempo del arte, del ritmo natural, el tiempo en el que te olvidas si han pasado segundos o horas.


Este es el tiempo en el que la intuición se manifiesta con regalos, aquí la intuición aparece naturalmente como el canal por donde se manifiesta tu yo interior con los mensajes más asertivos y que son aquellos que necesitan ser escuchados.

El rol de la intuición en una lectura de cartas

Ahora vamos a mirar a la intuición, y la vamos a entender como a la habilidad para conocer, comprender o percibir algo de manera clara sin la intervención de la razón.


En oriente (desde la perspectiva del hinduismo y el budismo) y en América (para el saber ancestral del amazonas), la intuición se considera como un estado elevado de conciencia. Se alcanza a través de la concentración y la meditación, es lo que llaman en muchas partes: el tercer ojo.


Por lo general no hablamos mucho de la intuición, porque de alguna manera la cultura de la que formamos parte es muy racionalista y confía más en aquello que es “comprobable” o bien en aquello que puede poner en palabras.


Por lo que se tiende a quitarle valor o simplemente negar este saber que nos ha acompañado desde el tiempo de nuestros ancestros.


Es un conocimiento que siempre ha estado, es nuestro primer acercamiento al saber, es un entendimiento que viene a través de los sueños, de imágenes y de sensaciones. 


Escuchar a tu intuición es un conocimiento antiguo que reside dentro de ti, está dentro de cada uno y cada una. Para algunas personas es una voz que oyen muy bajito, o que a lo mejor silenciaron, y para otras es una voz que guía su viaje.


Independientemente de en qué vereda estés en el fondo todos y todas sabemos a qué nos referimos. Es una voz interna que en algún momento nos ha guiado.

El eje central en una lectura de cartas

Es algo muy simple y al mismo tiempo muy poco trabajado en nuestra sociedad, y eso es: Escuchar.


Así que bien, una vez que ya estemos en un lugar tranquilo podemos ponernos en el modo de una escucha activa. Esta escucha es muy importante para desarrollar una lectura rica, honesta y profunda.


La escucha activa es distinta si haces una lectura para ti mismo o ti misma a que si haces una lectura para otra persona.


Vamos a analizar este concepto en profundidad, un poco más adelante.

Cómo leerse las cartas

Va de la mano con aprender a escucharse…


Pero, ¿Cómo te puedes escuchar a ti misma o a ti mismo en una lectura personal?


Bueno, muy simple, esta es una de las razones de la existencia del oráculo, te ayudará a que te escuches y puedas generar un diálogo honesto con tu interior.


Yo siento que la vida nos habla constantemente; en todos sus movimientos, en el viento, en una conversación, en un texto que leo, en una hoja que cae…


Pero la verdad es que nadie nos enseñó a escuchar a la vida, a escucharnos a nosotros y nosotras mismas, por lo tanto el aprender a escucharse es un ejercicio que requiere práctica. Como todo ;).


Por Ejemplo: Sacas una carta y lo primero que harás es observar la imagen. Una vez que la miras te puedes preguntar: ¿qué veo?

 

Simplemente te respondes a ti mismo o a ti misma en voz alta, con todo el detalle que quieras, no importa si te parece que lo que dices no tiene coherencia alguna, es importante que no le pongas ningún juicio a lo que estás diciendo.


Tan sólo expresa lo que ves tal cual lo ves, di lo que sientes, lo que te evoca la carta.

También puedes describir la imagen, o puedes hablar de las sensaciones que la imagen te evoca. Puedes prestar atención en tu cuerpo y percibir a lo mejor alguna sensación.


 ¿En qué parte de tu cuerpo reacciona a esta carta? 


Simplemente tómate el tiempo y obsérvate, exprésate en voz alta. Esto es parte del aprender a escuchar tu voz interior.


Cada presente es diferente, por lo que en este presente puedes mirar la imagen de la carta y ver “un sol”, por ejemplo, pero a lo mejor mañana sacas la misma carta y ves “un universo triple”. 


Ábrete a escucharte en cada presente, no sientas que la carta es la misma, fluye con lo que vas sintiendo en cada presente.


Cada persona ve algo diferente, porque cada persona es un universo distinto. Entonces la información que tú traerás de esta escucha activa es información valiosa que reside dentro de ti, es tu guía interior quien estará ahora al mando del barco y quién te ayudará a entender.

Cómo leerle las cartas a otra persona

Si estás haciendo una lectura para otra persona, funciona a partir del mismo eje central: la escucha activa.


Lo más importante es escuchar por completo al otro ser. Escuchar activamente, sin interrumpir y poniendo atención en varios aspectos:


Observa el lenguaje corporal tuyo y de la otra persona, Es importante que estés confortable y que hagas contacto visual. Abre tu cuerpo a la escucha del momento.


Observa la manera de hablar de la otra persona, su tono y las palabras que te está diciendo. Escucha no sólo con tus oídos, sino también con tus ojos y con tu corazón. Ponte en los zapatos de tu interlocutor para comprender. No te enfoques en lo que dirás después; enfócate en el presente.


Si hay algo que no entiendes o algo en lo que necesites clarificación tan sólo se lo pides a la persona.


Escuchar activamente es estar ahí para la otra persona sin proyectarle tus propios temas. Es estar ahí 100% escucha, y guiarle actuando como un espejo, para que así la persona pueda verse y pueda trabajar consigo misma.

Ser un espejo

¿Cómo ser un espejo para la otra persona?


Bueno, primero porque lo eres incluso sin quererlo… El exterior actúa como un espejo para nuestra mente, en él vemos reflejadas diferentes cualidades o aspectos de nuestro propio ser.

 

Sólo que esta idea, personalmente, la enfatizo en mis lecturas como una forma para que la persona con la cual estoy trabajando sea capaz de verse, literalmente, a sí misma.


Vamos entendiéndolo de a poquito.


Por ejemplo, le saco una carta a alguien y le pregunto: ¿qué ves?
 La persona te puede decir:
-Veo un remolino violeta y unos ojos iluminados.
-Y ¿qué sientes?
-No siento nada.


Es muy importante que en ese momento hayas escuchado bien cómo te lo dijo y qué te dijo para repetirle de la forma más precisa esa información a la persona que te la dio.

 

Entonces, mientras reflejas los movimientos y la emoción que la persona te transmitió le puedes responder por ejemplo:

 

“En el escenario entonces hay un remolino violeta, unos ojos iluminados y no sientes nada.”


Con tu actuar como espejo ayudas a que la persona se vea en ti, vea sus propios símbolos, sin tus juicios o ideas, sino que más bien ella logra recibir a través de ti la información que te ha dado.

Cómo interpretar las cartas

Las cartas del oráculo son ventanas a tu interior.


Son imágenes que nos hablan en un lenguaje profundo, un lenguaje visual que se manifiesta como un espejo interno.


Te muestran un mapa para que puedas leer ese mundo vivo dentro de ti.


Nuestra mente nos muestra todas las noches, a través de los sueños, un amplio catálogo de símbolos que pueden parecer confusos, pero que están anclados a nuestro subconsciente.

Siempre puedes viajar al mundo de tus sueños para conocer tu propia simbología interior, aquí puedes encontrar información para conectarte con tus sueños. 


Estos símbolos sirven como guías para mostrarnos anhelos, miedos u otras perspectivas. 


Este es el llamado “lenguaje simbólico”.


El acceso al mundo simbólico, al mundo espiritual, al mundo inconsciente es parte de la magia. El oráculo entonces se convierte en un instrumento, una llave de acceso al mundo sagrado desde el cual se origina el movimiento y la creación.


Abres una puerta a tu alma, a tu espíritu y al misterio.


Para Interpretar las cartas es importante entender que en ellas hay símbolos que el subconsciente entiende en su propio lenguaje simbólico. Es importante prestar atención al significado que aquellos símbolos y metáforas puedan tener.


Piensa en donde casi nada es literal, todo está simbolizando algo. ¿Qué? Dependerá únicamente de ti descubrirlo.

 

Los símbolos pueden ser personales, como culturales o universales.


Por ejemplo: Imaginemos sacas una carta que tiene una flor azul.
​Pongámonos en el caso hipotético de que tú tuviste una historia específica con una flor azul cuando eras pequeño o pequeña, en la que cuando la viste por primera vez te dolía la panza.
Ahora imaginemos que la misma carta con flor azul se la das a otra persona, la cual sus recuerdos con la misma flor azul son de alegría y amor.
Ahora, si a lo mejor si miras en el lenguaje simbólico universal, una flor significará algo que está floreciendo y a lo mejor el color azul estará conectado con el cielo, lo divino, lo espiritual.


​Entonces, al momento de ver e interpretar el símbolo hay que considerar que cada observador es diferente y que las experiencias e interpretaciones serán distintas para cada cual, y que por tanto le hablarán a la persona que esté interactuando con las cartas.


Mi método preferido

Una lectura de cartas tiene ciertos pasos, imagino que para cada oráculo es diferente y que cada lector o lectora también tiene su propio estilo.


Aquí voy a describir de una manera muy personal lo que yo hago y lo describiré con un oráculo específico que es el Oráculo Espiral (que es el Oráculo que yo cree, así que lo conozco bien profundo).


El primer paso es entonces crear un lugar tranquilo y conectar con esa paz del no tiempo.

 

Ahora, dependiendo si hago una auto lectura o una lectura para otra persona, le pido a la persona o a mí misma que sostenga las cartas por un rato. De manera que la energía de quién se hará la lectura se transfiera al mazo y al espacio. También puedes ofrecer que se baraje el mazo, lo que se sienta en el momento.


Cuando la persona, o yo, sienta que ya está puesta la energía personal en el mazo es momento de apoyar el mazo de cartas sobre una superficie.

 

Este es el momento en que yo utilizo un acto simbólico para entrar al portal del oráculo, y este acto es “tocar la puerta”...


¿Cómo tocar la puerta?


Bueno, se le sugiere a la persona que se está viendo las cartas que toque su puerta, que de unos golpecitos con el puño sobre el mazo de cartas que está apoyado sobre la superficie.


Esto es parte del lenguaje que entiende el inconsciente, es un simbolismo con el cual le estoy diciendo principalmente 2 cosas a esa parte oculta de mi mente:

  1. Le estoy pidiendo permiso para mirar lo que hay ahí.

  2. Le estoy diciendo que vamos a abrir algunas puertas.

Luego de haber “tocado la puerta” se le pide a la persona que extienda el mazo como lo sienta, de manera que pueda tener acceso a la mayor cantidad de cartas posibles.


Una vez que el mazo está extendido significa que hemos llegado al momento del encuentro, de la sincronicidad, al momento de elegir una carta.


Por lo general para elegir una carta yo utilizo la mano izquierda, porque es la que está más cerca de mi corazón, al igual que utilizo mi dedo anular, porque simbólicamente es el dedo del corazón. 


Este momento es personal y la persona se puede tomar todo el tiempo que necesite y elegir según lo sienta.


Algunas personas necesitan tocar las cartas, otras sentir desde una distancia, hay personas que sienten un magnetismo que les indica qué carta elegir, otras sienten frío o calor, o hay algunas que simplemente son más visuales y eligen así al ojo.


Todas las maneras de elegir están bien, es la maravilla de la diversidad.


Luego ponemos nuestro radar en atención, pues cuando comienza la lectura nos entregamos al observar, a la escucha activa y a nuestra intuición.

 

La primera carta que elige la persona por lo general, con el Oráculo Espiral, se refiere a su escenario actual, sin embargo ésto no se lo decimos a la persona, así no la hacemos propensa a nada, sino más bien dejamos que se escuche. 


Cuando elige su carta la pregunta sería: ¿qué ves aquí?, o ¿qué sientes con esta carta?, ¿cómo describirías la imagen? 


Puedes ir probando qué preguntas fluyen más contigo, o crear tus propias preguntas.


En este momento estamos 100 % para la otra persona o bien 100% para ti mismo o ti misma. Entonces la persona puede desplegar toda su visión, emoción, sensación o silencio.

 

Si es una autolectura intenta hablarte bien claro y con todos los detalles que emanen de ti, expresa lo que venga a ti en forma de palabras sin juicios y sigue tu curiosidad para que seas capaz de escuchar a esa guía interna.


Ahora es el momento en el que actúas de espejo para la otra persona repitiendo la información que te dió, de manera que ésta pueda verse.

 

Ahora (esta parte es específicamente para una lectura con el Oráculo Espiral) le pides a la persona o te pides a ti integrar la información que ya has exteriorizado con la información que está en el texto. 


El texto lo vas a leer en voz alta.

Por qué en voz alta

El texto lo escribí en primera persona, de manera que al leer en voz alta creas un decreto, un manifiesto.


Cada texto guarda palabras de amor y de procesos de transformación profundo, por lo que al alzar una palabra consciente y decidida, pronto da paso a la acción, una acción en pro de una vida más conectada con nuestra esencia.


También, hay una diferencia entre leer en voz alta y voz baja.


Por un lado cuando lees en tu voz interna, esta lectura queda en un plano mental. Mientras que al sacar la voz, llega a nuestro plano material, que es el plano de las cosas concretas, o bien en donde concretas las cosas. 


Es decir, al leer en voz alta y en primera persona estás trayendo esas palabras a tu realidad material, por lo cual accedes al primer paso de tu transformación.


Luego puedes integrar ambos entendimientos, aquél que brotó de observar la carta con el del texto.


Aquí puedes compartir que la primera carta podría estar revelando el escenario.


En una lectura, por lo general saco 3 cartas. Y con cada carta se repite el proceso en el que la persona habla de la imagen que ve y luego lee el texto en voz alta. Lo que va cambiando es el entendimiento y la integración que se hace con la información que has recibido.


Por lo general aparece así:

  • La primera carta como dije antes será el escenario.
  • La segunda carta representará un desafío, o algo a lo que hay que ponerle ojo. La tarea por hacer. 
  • La tercera carta cierra el círculo del entendimiento.
  • La cuarta carta es opcional, dependerá si la persona siente que ya está clara o bien le queda alguna inquietud, alguna pregunta específica, o bien alguna situación puntual que quiere resolver.


No es necesario que diga su pregunta o su asunto en voz alta, sino más bien es importante que traiga la energía de esa situación al espacio y que con esa intención saque una carta.


Después se repite el mismo proceso de que la persona mire la carta y luego lea.


Concluyendo

Al final de la lectura se hace un resumen integrando lo más relevante de lo que se ha hablado y luego le pides a la persona, o a ti mismo o misma, dar vuelta las cartas elegidas, devolverlas al mazo y que tomando el mazo entre las manos se agradezca (internamente) por el espacio que se permitió.


Es importante mencionar que lo que sucede en una lectura de cartas siempre ha de ser cuidado, protegido y privado, de manera que las puertas se abran y la confianza y la comunicación con el yo interno crezca.

 

Siento que cada persona siguiendo su guía interior puede crear su propia manera de interactuar con las cartas, la creatividad es ilimitada y la conexión con nuestro mundo interno es de infinitos matices. 


Así que te invito a crear y compartir tu propia experiencia en los comentarios ↓↓↓

¿Cómo lo haces tú?

Copyright 2017, CosmicUterus.com   -   Disclaimer